José Luis Menéndez
José Luis MenéndezDirector Gerente NASERTIC y Vicepresidente UNIRED

En estos momentos, la asociación y las empresas que integramos UNIRED, desde el punto de vista del negocio, podemos afirmar sin sonrojo que gozamos de muy buena salud, ya que se han mantenido estables durante los últimos 10 años la demanda de servicios de hosting y los servicios de emisión de señales de radio y televisión (broadcasting). Sin embargo, no podemos dejar de tener en cuenta una serie de acontecimientos que pueden comprometer el futuro a medio o largo plazo como operadores de infraestructuras de telecomunicaciones. Nuestro principal negocio y por tanto fuente de ingresos son los servicios de broadcasting y éstos se están viendo fuertemente amenazados por varias circunstancias:

  • El Caso ASTRA que surge del proceso de Digitalización de la Televisión en España y el Primer Dividendo Digital.
  • El Segundo Dividendo Digital (Liberalización de la banda 700 MHz)
  • La Liberalización de la banda sub 700 MHz (de 470 a694 Mhz)

De la primera cuestión (Caso ASTRA), sí puedo decir que ha sido uno de los grandes obstáculos para que el proceso del primer Dividendo Digital se desarrollara de una manera adecuada en tiempo y forma, lo que nos ha acarreado a los operadores no pocos problemas (todos los que me conocéis sabéis de mi especial interés en este asunto y mis puntos de vista. De momento se impone la prudencia y  cuando todo esto pase tengo la intención de poder aportar mi humilde punto de vista en este mismo blog).

 En relación al Segundo Dividendo Digital, la realización de  la liberalización de la banda 700 MHz está prevista en torno al año 2020 con un intervalo en su desarrollo de más menos 2 años; los principales impulsores de la misma son los operadores de Telefonía Móvil para la extensión del 4G y LTE, con ello dotarán a los ciudadanos de una conectividad con mayores anchos de bandas. Ello supone una pérdida del 30{96387648e60cc0851e8ebb27535fa9453bc1e549d426c6842cc760276941e92b} del espectro para la TDT, y por tanto, la disminución del número de canales que se emiten en dicha plataforma. Esta circunstancia negativa se puede ver compensada por el impulso y desarrollo de la tecnología DVB-T2 que permite mayores calidades con menor uso de espectro (entre el 30{96387648e60cc0851e8ebb27535fa9453bc1e549d426c6842cc760276941e92b} y el 50{96387648e60cc0851e8ebb27535fa9453bc1e549d426c6842cc760276941e92b}) y con ello se compensaría dicha disminución. Por otro lado, la liberalización va íntimamente ligada a la “Estrategia Europea 2020” que tiene como objetivo propiciar la conectividad universal a más de 30 Mbps en cualquier lugar. Ello potenciará el desarrollo de las redes multiservicio en las cuales los operadores neutros tenemos mucho que decir y que aportar.

En cuanto a la migración de la banda sub 700 MHz (de 470 a 694 MHz)  para el uso de otros servicios diferentes a los implementados en estos momentos, todos somos conscientes de que  supondría la desaparición del actual modelo de difusión de señal de TDT. La Unión Europea tiene sobre la mesa  informes que desaconsejan realizar dicho proceso a medio plazo y esperar como mínimo hasta el año 2030 ya que existen muchos inconvenientes: por un lado, dicha migración supondría desde el punto de vista económico más gastos que beneficios (desplazar la TDT a plataformas alternativas como el satélite o el cable conllevarían unos costes de 38.500 millones de euros y los beneficios estimados por los operadores de telefonía por el uso de dicha banda se cuantifican en menos de 10.000 millones). Por otro lado, socialmente supondría la desaparición de la TV en abierto como se conoce en España y las TV públicas las cuales cumplen un importante rol social.

Por todo lo anterior, el horizonte se contempla con expectativas que pueden materializarse, está claro que los servicios de Broadcasting tienen todavía mucho futuro y si además les añadimos las grandes posibilidades de negocio que surgen para los operadores neutros con la agenda digital europea 2020……….

LARGA VIDA PARA UNIRED