Ramiro J. Olivas
Ramiro J. OlivasCIO/DirCom en Itelazpi. Responsable de los grupos de sistemas de información, y comunicación corporativa en Unired.

El nuevo escenario digital

El cambio digital es ya un hecho ineludible e imparable que está transformando el mundo tal y como lo entendíamos hasta la fecha. La tecnología ha llegado para quedarse y lo digital provoca una “revolución” en todos los ámbitos de nuestra vida: sociales, económicos, políticos, culturales, etc., cambiando la forma en que nos relacionamos y obligándonos a asumir nuevos roles en este escenario.
En efecto, esta era que se ha decidido bautizar como de la “transformación digital” está involucrando a todos los actores, ya sean industrias, gobiernos, ciudades, personas, cosas; todos esos actores son consumidores de los servicios que ofrecen las empresas de telecomunicaciones, por lo que demandan, o van a demandar, de alguna forma que éstas últimas estén a la altura de la transformación requerida.
La aparición de nuevas necesidades y comportamientos en este nuevo escenario está provocando una transición desde una generación de valor tradicional sustentada en la automatización de la industria, a una generación de valor a partir de conceptos como la conectividad, la automatización y optimización digital de procesos, sustentada en tecnologías innovadoras que van emergiendo.

El proceso de transformación digital de cualquier compañía trasciende del hecho de estar a la vanguardia a nivel tecnológico. Requiere un cambio de actitud, de enfoque estratégico, de renovación profunda para poder adaptarse de manera ágil y adecuada al nuevo entorno digital y las necesidades que este genera.
Además, las organizaciones deben ser conscientes de la continuidad de este cambio, ya que se van a ver obligadas a estar en continua transformación hacia la realidad que sea necesaria para poder tener éxito en el mercado en el que se desenvuelven; en este sentido, uno de los retos clave será generar una cultura interna abierta y receptiva al cambio.

Transformación digital: ¿concepto o realidad?

¿La transformación digital es sólo un nombre? Puede que sí. Sin embargo, encierra detrás una amplitud de conceptos y tecnologías, algunas nuevas y otras, la mayoría, no tanto. Se puede considerar como un paraguas conceptual cuyo significado puede ser entendido de manera distinta en función del sector o del tamaño de una organización.
Para algunas compañías puede referirse la adopción de tecnologías ya existentes, aunque mejoradas, mientras que en otros casos puede suponer la introducción de tecnologías nuevas e innovadoras.
En cualquier caso, siempre se va a tratar de un proceso que va a implicar una transformación profunda en la organización, tanto a nivel de enfoque estratégico, como en lo que se refiere a los procesos, las personas y el negocio.
En el caso de las empresas de telecomunicaciones, al tratarse de organizaciones basadas en infraestructura tecnológica, que están habituadas a gestionar cambios en la misma, el desafío es el mismo, pero adquiere mayor complejidad.
Si bien no existe una definición consensuada al respecto, la transformación digital se suele referir a la oportunidad de incorporar nuevas tecnologías, pero sobre todo nuevas lógicas, para que el negocio sea más eficiente y permita nuevas oportunidades. Así, da respuesta a una serie de objetivos estratégicos que son comunes a todos los negocios, independientemente de su sector. En este sentido, se definen los conceptos de empresa, cliente y negocio digital, como elementos tractores diferenciados, aunque estrechamente relacionados.
El tipo de negocio, el punto de partida de cada empresa, su organización interna, su nivel de madurez, y su cultura digital, entre otros, se convierten en aspectos clave a analizar para definir el proceso y los tiempos de cara al abordaje de la transformación.
En la estrategia de transformación digital del negocio es clave identificar:

  • Qué transformar
  • Qué hacer
  • Cómo organizarse

Realizar el proceso de transformación de una forma planificada y gestionada ampliará en gran medida las garantías de éxito.

La oportunidad para el Sector de las Telecomunicaciones

En este escenario altamente competitivo con una digitalización que crece de manera exponencial, se presentan nuevos retos y oportunidades a las operadoras de telecomunicaciones.

telco

Fuente: Barómetro de madurez digital en España

Tradicionalmente las telcos se han erigido como “early adopters” en todo lo que se refiere a cambio tecnológico, si bien los procesos de transformación dentro de las mismas siempre han resultado costosos.
La envergadura, la complejidad del negocio y la edad de la organización, junto con su cultura e idiosincrasia, han supuesto siempre obstáculos difíciles de superar.
Actualmente las operadoras están asumiendo un papel clave en el desarrollo imparable de la economía digital. De acuerdo con los datos publicados por el Barómetro sobre la Madurez Digital 2018, las empresas de telecomunicaciones, los bancos y las entidades aseguradoras son las organizaciones que están liderando la transformación digital en España.
Según el Barómetro, “la criticidad de la digitalización en la agenda del CEO y la apuesta decidida en inversiones intensivas en tecnología y datos, junto con el liderazgo en competencia digitales internas apoyan el liderazgo del sector en el ámbito de la madurez digital”.

grafico

Barómetro de madurez digital en España.

Como consecuencia, las empresas del sector no deben desaprovechar su posición en el centro de la transformación digital para convertirla generar un efecto tractor y actuar como motor de crecimiento estratégico.
Para los operadores de infraestructuras de red se presenta una oportunidad interesante no sólo como facilitadores o proveedores de conectividad, sino también como proveedores de servicios de valor añadido para millones de clientes.
La clave está en analizar y determinar dónde se debe poner el foco, cómo priorizar, así como detectar las capacidades.
En el marco de esta transformación, la evolución de la economía digital está generando cambios constantes en la demanda de productos y servicios, que provocan la necesidad de incrementar el volumen de inversiones de las empresas del sector y que, por ende, impactan de manera importante en el aumento de los costes estructurales de las mismas.
Por esta razón, la gestión adecuada y racional de estas estructuras e infraestructuras se convierte en un elemento estratégico del negocio que actúa como palanca de innovación y de diferenciación.

Modelo transformación digital Itelazpi

Modelo de transformación digital de Itelazpi.

Itelazpi, a la vanguardia de la transformación digital

Consciente de la evolución del nuevo escenario y de manera alineada con la misma, Itelazpi inició su andadura en este ámbito en 2011 a través del diseño de un plan estratégico de sistemas de información, incorporando en uno de sus ejes la puesta en marcha un ambicioso proyecto de transformación digital.

Su modelo de transformación digital plantea un enfoque integral 360º orientado a generar un ecosistema cohesionado en el que se involucra a todos los grupos de interés que interactúan con nuestra organización.

El modelo se encuentra estructurado en tres niveles, estratégico, táctico y operativo, que engloban la totalidad de los pilares o elementos clave sobre los que es necesario actuar a la hora de abordar el proceso de transformación digital.

En el marco del desarrollo de este modelo, Itelazpi priorizó la focalización de sus esfuerzos y recursos en la digitalización de uno de los elementos que actúan como palanca de transformación en su negocio: la gestión de los activos y de sus infraestructuras.

 

AKITEGIA: una experiencia innovadora en la gestión de activos e infraestructuras

Modelo transformación digital Itelazpi

Akitegia.

Desde Itelazpi se ha apostado por este modelo de transformación digital y tras un diagnóstico inicial sobre gestión de activos de la compañía y los principales procesos de operación de la misma se planteó la necesidad de abordar, en colaboración con nuestro socio tecnológico Ibermática, el desarrollo a medida de una potente aplicación que permitiera optimizar y racionalizar la gestión de los activos de la Compañía y toda la información relacionada.
Esta aplicación, bautizada como Akitegia, proporciona a Itelazpi un entorno altamente eficiente y amigable de cara a la gestión integrada de activos que facilita, ofreciendo las siguientes funcionalidades principales:

  • Gestión integral de activos, tanto físicos como lógicos.
  • Gran potencial de búsqueda y personalización de la información.
  • Centralización e integración con el resto de sistemas de la organización.
  • Gestión del mantenimiento de activos.

El proceso de transformación digital implica la adaptación permanente a las nuevas necesidades y requisitos del negocio. Itelazpi inicia este año un nuevo ciclo de mejora del sistema ya implantado de inventario de y mantenimiento, para hacerlo más versátil, mejorar las imputaciones en actividades de trabajos en campo y sus capacidades de trazabilidad de la información que maneja, y optimizar las integraciones con el resto de sistemas de apoyo a las operaciones.