Jesús Izal
Jesús IzalGestor del Plan de Banda Ancha de Navarra y Técnico de Infraestructuras NASERTIC

Reducir la brecha digital en aquellas zonas que por sus condiciones orográficas, demográficas (baja densidad de población) o socioeconómicas, carecen de acceso a la banda ancha podría estar actualmente más allá del alcance de los principales actores del sector privado, que, lógicamente, basan sus estrategias de despliegue en análisis de rentabilidad o de coste/beneficio. Esto significa que sin una apuesta decidida de la Administración Pública y sin una acción regional y local coordinada, muchas de estas zonas se quedarán sin banda ancha de alta velocidad para los años venideros.

En este contexto, las Administraciones Públicas deberían explorar todas las fórmulas posibles para suscitar el interés de los operadores de Telecomunicaciones en llegar a dichas zonas, incluidas aquellas que requieren de asumir parte de las inversiones necesarias. En concreto, aquellas estrategias basadas en la colaboración público-privada que faciliten el desarrollo de las redes de nueva generación, compartiendo las inversiones y el riesgo asociado a las mismas con el sector privado, permitirán una mayor eficiencia en  su ejecución y un  mejor aprovechamiento tanto de las posibles sinergias alcanzables desde el sector público como del conocimiento y experiencia del sector privado.

De hecho, este tipo de fórmulas de colaboración público-privada, permiten modular el grado de intervención pública necesario en cada caso, lo cual redunda a su vez en un mejor aprovechamiento de los recursos económicos disponibles sobre todo en tiempos de restricciones presupuestarias. Además este tipo de colaboraciones público-privada se han aplicado ya previamente en otros ámbitos como la construcción de infraestructuras viales o la gestión de servicios públicos y cuentan con el visto bueno de la Comisión Europea en lo referente a su  aplicación al desarrollo de las infraestructuras de banda ancha.

En cualquier caso, conviene tener presente que cualquier fórmula que se adopte en el ámbito de las colaboraciones público-privadas, y para los casos en que exista financiación pública, deberá regirse por las directrices que desde la Unión Europea se han marcado para  ayudas de estado. Especialmente se deberá velar porque cualquier infraestructura que se despliegue mediante este mecanismo ha de permitir el acceso abierto y no discriminatorio a todos los operadores y prestadores de servicios que lo soliciten.

A continuación se describen ejemplos de modelos de inversión en redes de banda ancha que, a excepción de los modelos colaborativos,  se basan en una “asociación público-privada (PPP)” a través de la cual se modulan diferentes niveles de participación, de compromiso y de asunción de riesgo por parte del sector público .

Modelos Colaborativos (Bottom-Up) Este enfoque se centra en un modelo de tipo colaborativo bajo el cual un grupo de usuarios finales de un área geográfica o zona determinada (población, municipio, valle) se asocian y organizan en un grupo de propiedad conjunta y democráticamente controlado (por ejemplo,  como una cooperativa) para construir y operar la red local propia.

Subvención a Operadores Privados (Private DBO) En este modelo el diseño, la construcción y la operación de la red recae sobre los operadores privados, sobre los cuales recae también la propiedad de la red.  En este caso se está financiando mediante subvención a un empresa privada para que construya, gestione y explote comercialmente una red de telecomunicaciones en zonas dónde no lo haría a iniciativa propia por estar comprometido el umbral de rentabilidad. La cuantía de la ayuda servirá para salvar el umbral de rentabilidad, cubriendo la diferencia existente entre los costes de inversión y los beneficios esperados. Normalmente los beneficiarios acaban siendo operadores incumbentes por sus ventajas competitivas en el acceso a infraestructuras existentes, bajo un modelo de negocio de integración vertical.  En este caso es dudoso el retorno de la inversión para la Administración Pública la cual además no tiene la propiedad de la red.

Modelo de externalización pública (Public Outsourcing) Este modelo se caracteriza por el despliegue de una red de titularidad pública por un operador privado a través de un modelo de concesión según el cual y como consecuencia de un procedimiento de licitación pública, se otorga, a través un contrato único, la construcción, administración y explotación de la red, con obligación de facilitar acceso mayorista a otros operadores. La Administración Pública  conserva, sin embargo, la propiedad de la red e incluso cierto grado de control sobre alguna parte de la misma.

 Joint Venture En este caso se entra en un acuerdo por el cual se entra a dividir la propiedad de la red entre una entidad del sector privado y una entidad pública. La construcción, gestión y explotación de la red puede recaer sobre uno de los dos socios, mientras que el otro puede proporcionar “apoyo en especie” por ejemplo, aportando infraestructura pasiva de banda ancha mediante la realización o cesión de obras de ingeniería civil (canalizaciones y arquetas) o proporcionando conductos o fibra oscura.

Red Pública de iniciativa pública (Public DBO) La Administración Pública financia, diseña, construye y opera la red desplegada sin ninguna asistencia del sector privado, conservando por entero la propiedad de la red.La Administración Pública, o una entidad pública dependiente de ésta explota la red de manera completa o también ofreciendo sólo servicios mayoristas para que otros operadores del sector privado ofrezcan los servicios minoristas a usuarios finales, admitiendo competencia en infraestructura y servicios finales bajo varios posibles modelos de negocio.

Partiendo de la base de que no existe un modelo único de inversión  que se adapte a cada situación, hay que tener en cuenta que cada modelo tiene sus ventajas y desventajas, y que depende de las circunstancias y condiciones de contorno de cada caso,  área geográfica o escenario en particular un modelo será más o menos apropiado que otro.

Jesús Izal

Gestor del Plan de Banda Ancha

Técnico de Infraestructuras

NASERTIC